Rss Feed
  1. Insuficiencia mental

    viernes, 22 de junio de 2012

    Una de las cosas que más odio de mí es la inseguridad en lo que a mí respecta. Es decir, cuando tengo que hablar, hablo; cuando no estoy de acuerdo con algo, lo digo; cuando no me apetece actuar de determinado modo, lo expreso; cuando no encuentro/entiendo/asumo razones, se me nota... y difícilmente podría repudiar las consecuencias de mis expresiones, porque, sea por joder a los demás o porque constituye una característica invariable de mi persona, tengo claro que verbalizo lo que sea menester poner en palabras porque, fuera de que es un derecho fundamental, si me entra en gana decir algo útil -o lo que p*tas sea- no queda más remedio que hacerlo. No obstante, pese a que la seguridad que proyecto es notable y a veces raya con el egocentrismo, cuando pienso en mí no puedo evitar hacerme ciertas concesiones a la inversa, y siempre, siempre se enciende en mi cabeza un letrero de neón que dice 'NO ERES SUFICIENTE'.

    No sé si lo soy. Creo que hay pocos aspectos de mi vida en los que podría estar satisfecha con mi desempeño. Sin embargo, detesto vivir con ese pensamiento latente, esa premisa que afirma que no puedes estar tranquila nunca, que no mereces nada, que no trabajas lo suficiente para lograr lo que quieres. 

    En fin, no me aclaro: no sé si esa sensación de insuficiencia es una enemiga más de la mediocridad o si simplemente es un mecanismo de auto-mutilación a una escala diferente que mi organismo ha generado para mantenerme sintiéndome adolorida.

    ¿Cómo confiar y deshacerme de esta inseguridad que me oprime el pecho? ¿Cómo sobreponerme y... confiar?

  2. 1 comentarios:

    1. I'm a boy dijo...

      Me desespera que seas tan brillante, tan clara, tan precisa. Me intriga la permanente conexión que tenemos, ¿qué posibilidades había de reecontrarnos cuando ambos habíamos abandonado esto del blog hace tanto? ¿Qué posibilidades había de decidir retomarlo casi al mismo tiempo? Tienes la particularidad de aparecerte en mi mente de vez en cuando, y siempre te pienso como la chica con la que yo debería estar.

      Lo siento pero no puedo evitar odiar a ese que te tiene preocupada, el que sincroniza conitgo y tiene "cien mil cosas" que no encontrarás en otro, pero por otro lado me alegra que exista alguien así.

      Lo que me encanta de este blog es que lo escribes para ti y para nadie más. Haz de cuenta que sigue siendo así y que no me pasaré cada vez que pueda a alimentarme con ansias de todo lo que escribes, mientras me siento patéticos por tener 21 años y escribir como un niño de primaria.

      Te adiviné, siempre lo haré. Te quiero siempre.

    Publicar un comentario