Rss Feed
  1. Nowadays' corpses

    jueves, 23 de agosto de 2012


    No somos sólo cuerpos errantes. Vale, no sé el resto, pero creo que yo no lo soy. Ya sé que rebatirlo es fácil: alguien puede decir que lo que somos, nuestra vida psicológica, por llamarlo de alguna forma, es un cúmulo de reacciones químicas potenciadas y expresadas en el cuerpo de alguien, en el cuerpo humano. Sin embargo, creo que es un tanto contradictorio decir que somos seres sin sentido, instintivos, pero que gozamos de diversos procesos biológicos y cerebrales sorprendentes que nos hacen únicos y que estos son sólo fruto de la casualidad. ¿Por qué? Un animal lucha por sobrevivir y, de una u otra forma –sobre todo en la condiciones más extremas–, nosotros también… hasta que lo que tenemos dentro de la cabeza nos hace relegar la necesidad primaria y elaborar una idea compleja y tener sentido de la justicia. Y cometer actos que atentan contra ella.

    Somos más que cuerpos errantes. Por eso, cuando me he mirado al espejo de cuerpo completo esta mañana y por primera vez en semanas me he sentido guapa, cuando he visto la curva de mi abdomen y entendido por qué le gusta tocarme ahí, cuando me he puesto de perfil y me han gustado mis nalgas, cuando me he visto al espejo y aun cuando escribo esto, me he sentido superficial. Una bofetada, una idea fugaz, algo que podría parecerse a mi natural auto-represión pero que no lo fue en absoluto: lejos de ser un golpe fue un atisbo de conciencia que me hizo pensar que está bien que por una vez en la vida y durante un instante brutalmente efímero me guste lo que me devuelve el espejo, pero no lo es todo y no supone el total de las cosas por las que hay que trabajar. Es importante, es necesario, es una fijación que no voy a poder quitarme, pero un buen cuerpo no va a obtener un buen puntaje en la prueba de estado o a tomar las decisiones correctas o a escribir postulados brillantes, no. Claro que la autosatisfacción –emocional, claro, no voy a redactar toda una entrada al mejor estilo de la filosofía barata de los libros de autoayuda y minimizarla hablando de masturbación– y la confianza en uno mismo son importantes, pero se puede confiar en lo que se sabe y se piensa, y no en lo que se aparenta.

    Al fin y al cabo lo que hay por descubrir es inversamente proporcional al tiempo que dura el cuerpo. 

    En fin. Me complace poder haber escrito algo medianamente coherente después del último y frenético post. Creo que llevo un poco más de tres meses sin ayunar seriamente, más o menos dos meses sin vomitar con fines emocionales y tres días sin lastimarme. Eso hace que me sienta bien hoy, que tenga ganas, que…
    Mierda, esta vaga que no es lo que aparenta tiene que estudiar.


  2. 2 comentarios:

    1. Ice Tears. dijo...

      Hola linda.
      Ya te agregue a mi blog privado, espero verte por allí.

      Me encantó lo que escribiste. Una bofetada. Eso es lo que se siente cuando nos damos cuenta que todo eso no fue mas que una idea escondida en lo más profundo de nosotros que realmente sabemos que no podremos aceptar.

      Como sea, me encanto. Y me quede por un momento sin palabras.

      Un beso linda. Fuerza.

    Publicar un comentario