Rss Feed
  1. Explain, explain...

    sábado, 26 de enero de 2013

    as I turn and meet the power

    No he escrito en más de veinte días. En el tiempo libre me sentía invadida por la pereza, y cuando no era así... no encontraba las palabras necesarias. Sin embargo, cuando te acostumbras a esto acabas echándolo muchísimo de menos: es como respirar. Incluso podría decir que es como sangrar.

    Al llegar a casa todo estuvo perfecto: me sentía cómoda, aunque los primeros días estuve algo enferma y la casa era un caos total. Al final todo volvió a la normalidad.
    Hace una semana fue mi primer día en la universidad. El lugar está bien, pero recientemente he albergado una cantidad exorbitante de dudas respecto a mi carrera. Creo que, si estudiara Literatura, sería mucho más feliz. Me sentiría más libre y... vamos, sería feliz. No obstante, no he conocido el primer abogado de esa universidad que se ubique en una posición económica y laboral mediocre. Es una carrera lucrativa y, en medio de todo, la he considerado siempre afín a mis capacidades y preferencias. Pues cámbiate de carrera y haz lo que consideres, me van a decir, pero es que no puedo pensar sólo en mí. Hay un millar de factores que indican que me quede estudiando Derecho, que me calle y me conforme, que me esfuerce por ser la mejor y todo estará bien. Que hay tiempo. No quiero discutir esto porque sé que me estoy equivocando, y quisiera con todas mis fuerzas dedicar el resto de mi vida a respirar entre libros, entre lo que amo, pero no tengo elección. Sólo me queda darlo todo de mí y organizarme de manera tal que me quede tiempo para escaparme un rato a alguna atmósfera imaginaria. No abandonaré al principio y ya lo he decidido. ¿Que cómo me siento? Creo que es claro que no del todo bien, pero no es el fin del mundo y, si las letras de verdad son lo mío, encontraré la forma de vivir en ellas de una u otra forma.

    Hoy he ido de compras. Tuve que pedir una talla más: no me cabía el culo —literalmente— en la talla usual, pero mi ninfómana interior le dijo a la anoréxica que se callara, que me veía increíble y que disfrutara esas nalgas. La ninfómana siempre es más divertida, así que es bueno que domine en esos momentos.
    Igual los jeans no son lo importante. Siempre he dicho que la ropa engaña, y en mi caso los efectos tienden a ser fantásticos. Me he dado tantísimo asco al quitármelo todo hace un rato, me han repugnado tanto las marcas y mis piernas anchas, que he preferido ignorarme. Darme un golpe mental, amarrarme, porque tengo hambre, estoy agotada y quiero comer, necesito comer y sentirme enérgica... aunque sienta una necesidad algo vaga de ayunar un día entero. Va a ser difícil estudiando con él porque me niego a mentirle y porque sé que va a disgustarse, así que agradezco no poder ayunar abiertamente porque sé que no debo, sin importar si me siento grande y patosa, poco ágil, atascada, fea, y me gustaría poder hacer algo para menguar un poco la sensación. No me gusto, sí, pero soy consciente de que esto va a pasar en un par de días y estaré bien. Y volverá, pero me ocuparé de ello entonces.

    Estoy cansadísima. Toda la semana he madrugado, y a partir del lunes tengo clase de siete de la mañana prácticamente todos los días. Me da tristeza sólo imaginar la perspectiva, con lo mucho que odio madrugar.

    Buenas noches.

  2. 2 comentarios:

    1. Anónimo dijo...

      Me parece muy bueno que puedas resistirte a la tentación del ayuno y del daño. Me parece también que ahora mismo estás en el enredo y la ansiedad de comenzar la carrera, y creo que sería impulsivo tomar una decisión ya. Más que aconsejar, digamos, que esperes un poco no puedo hacer porque yo perdí diez años de mi vida yendo y viniendo de carreras. Al final terminás haciendo de todo! Pero... si de algo sirve decir esto, que espero que sí: probé carreras "lucrativas", probé carreras afines conmigo pero más cortas, recomendables, etc. Y al final volví a las letras y a la música. Tu vocación es una de las pocas cosas en el mundo que no vas a poder dejar atrás NUNCA. No digo que abandones Derecho, sino que como bien dijiste te hagas un espacio para escribir y nunca dejarlo. Eso me parece razonable y equilibrado. Así podés tener la tranquilidad de estar haciendo algo para tu futuro económico y además para disfrutarlo. Quién sabe, quedate tranquila que si las letras son lo tuyo en algún momento vas a poder darle más tiempo a eso, tal vez todo, porque podría resultar siendo tu profesión. Vivimos en un mundo donde las artes dan de comer a unos pocos, pero no por eso hay que resignarse a ser un infeliz. Así que ese sería mi humilde consejo, que mantengas una vida profesional "paralela" y el destino o el azar dirán..

      Un beso grande :)

    2. ¡Cariño! ¡Oh cariño! No sabes cuanto te he extrañado!!
      Tenemos tanto de que hablar
      ¡Han pasado años!
      Preciosa, te dejo mi FB, y nos ponemos al día:
      Mei Fernandez

      ¡Qué bueno que has vuelto!

    Publicar un comentario