Rss Feed
  1. I'm back, but there's nothing new.

    lunes, 30 de septiembre de 2013

    Vaya mes. Si detallara todo lo que ha sucedido por aquí durante los días que he pasado sin escribir, seguramente me entrarían ganas de reír y de llorar, exactamente como entonces. No maduré nada y sólo aprendí un par de cosas de las que no me apetece en lo más mínimo hablar.

    El sábado presenté el último examen que me quedaba, aunque dentro de un mes comienza la época de los finales... y ya fue, habrá llegado diciembre y el final de mi primer año de carrera. 

    Hoy no fui a clase: estuve en la mañana en el reumatólogo, fui a la primera sesión de depilación en los brazos, y en la tarde tuve la primera consulta con la psicóloga.
    Todo estuvo bien con mis huesos, no tengo índices ni hay detalles que hagan sospechar de artritis –que sí tiene mi madre, la razón por la que tuve que hacerme tantos exámenes y demás–, así que no hay de qué preocuparse.
    La depilación... bueno, el asunto es que nunca he sido muy de usar camisetas y demás, y mis razones fundamentales eran dos: las cicatrices y los vellos que siempre he odiado. Sin embargo, las cicatrices ya no me resultan un motivo relevante, así que sólo quedaba un problema cuya solución encontré en un paquete de promoción de depilación que vi alguna vez paseando por la vida con mi novio. Hace quince días pasamos por el lugar, y él me convenció de entrar. Me llamó la atención y regresé hoy. Me rasuraron los brazos y empezaron el tratamiento. Según dijeron, los resultados empezarán a verse de inmediato, así que habrá que esperar algunos días.
    Con la psicóloga hoy fue la primera vez. No sé si lo había comentado, pero casi desde que el año comenzó estaba pensando en ir a consulta, a lo que siempre sacaba excusas tontas y evitaba, hasta que algo/alguien me empujó. Lo que pasó fue, básicamente, que hasta hacía cosa de un mes me encontraba realmente sensible –no sé si la palabra 'sensible' me funcione como eufemismo de 'deprimida'–, así que no soportaba un mal comentario y no dejaba de ver mensajes ocultos en absolutamente todo lo que me decían, donde por supuesto no había nada. Para el día anterior al comienzo de la semana de receso –la segunda de septiembre, se suspenden las clases y uno debe recargar para el final–...  incluso yo estaba harta de mi actitud, pero no podía hacer absolutamente nada para remediarlo, aunque lo intenté. De todas formas, mi estado cambió de extremada y absurdamente frágil a completamente graciosa y comprensiva con apenas una noche de sueño. Cuando desperté, ese sábado, ya no había queja posible de mí, me sentía sin cargas, tranquila, y dejé de hallar sentidos incógnitos en las frases que me decían. No podía estar mejor, pero tampoco podía dejar de preguntarme cuánto iba a durar esa calma. Sentí deseos de cancelar: total, ya me encontraba perfecta, así que no había motivo para visitar a ningún doctor, pero el ciclo volvió a empezar tenue, como siempre, con picos medio violentos... y, después de casi cincuenta días limpia, me lastimé de nuevo. No lo preví, el impulso desembocó en una herida más grande de lo planeado, mucha sangre y una cicatriz más notable y seguramente un poquito más desagradable que las demás. Y entonces recordé por qué no debía cancelar la cita, por qué necesito que alguien esté, cuando menos para explicarme qué es lo que está pasando con mi cabeza. Volvamos a la doctora: no esperaba mucho, pero no me disgustó. Es una mujer agraciada, con cara de no pedir nada más de la vida y una energía agradable. La, digamos, sesión, duró apenas lo suficiente para que yo le contara de los EDs, las autolesiones y la depresión. Me habló de la depresión exógena, causada por factores externos, y la endógena, que no parece tener motivo alguno y con la que, intuyo, se me identifica. Además, me pidió que hiciera deporte por lo menos cuatro veces a la semana y que la próxima vez lleve, para conocerme, una descripción de quién soy escrita en tercera persona, como si no fuese yo misma quien la redactase, y una suerte de autobiografía. La idea es vernos dos veces al mes, no puso un límite de consultas y no empezó a sacar conclusiones, o por lo menos no en voz alta, así que...


    Llevo tres días sin ver a mi chico, y el sábado se cumplieron cinco años de la primera vez que hablamos. Me gusta pensar en el suceso como algo que me cambió la vida y, por supuesto, me encanta la idea de celebrarlo, así que mañana nos veremos en la universidad, y quizá salgamos después a tomar algo. La verdad es que valoro muchísimo su forma de soportarme y lo mucho que me conoce, porque en ese período de 'sensibilidad' me comporté como una imbécil incluso con él –no fui grosera ni le lancé cosas, pero cada palabra que le dirigía a otra mujer, no importaba quién fuera, me hacía sentir como la segundona del paseo... aunque saber que yo estaba imaginándolo todo y que me encontraba completamente injustificada para manifestar mi supuesta inconformidad acababa en una sensación de estupidez indescriptible porque era consciente de que él me ama y ¿de qué chingada inconformidad hablaba, si él no me dejó sola un instante?–, y de todas formas recordó en cada momento que la patética desconocida controladora con tintes de manipulación no soy yo, y que todo puede estar bien después. 

    Mañana sí tendré que madrugar, así que me iré pronto para descansar bien, hacer de él mi motivación y despertar radiante. Prometo que pasaré por sus blogs pronto, ya sé que he estado bastante desactualizada de todas, pero en lo que queda de semana me daré a la tarea. Un abrazote.

  2. 1 comentarios:

    1. HOLA HERMOSA DAMISELA!!

      Muchas gracias por tus lindas palabritas en mi blog
      ^_^

      me da gusto que no hayas cancelado la cita
      querer estar bien facilita muchas cosas
      que esa herida fuera mas grande y que hayas estado tan sencible
      quiza te hicieron reflexionar a tiempo

      todos necesitamos ayuda
      pero lo importante es aceptar esa ayuda

      awwww
      que romantico lo de su aniversario de conocerse
      :D
      que se la pasen lindooo

      cuidate preciosa
      aca estoy para cualquier cosa
      <3

    Publicar un comentario