Rss Feed
  1. Time to rest.

    sábado, 12 de abril de 2014

    Llegan las vacaciones, los exámenes terminaron, los resultados fueron buenos (aunque sé que pueden ser mejores) y sólo queda recargar baterías para lo que sigue. Quiero dedicarme un poco más a la universidad y ser capaz de organizar mi tiempo, que es en realidad lo único que me hace falta. 
    Anoche salí a bailar para celebrar el final de los parciales, bebí bastante y me moví mucho, así que hoy no voy a entrenar. De hecho, después de un par de semanas entrenando todos los días, no lo hago desde el miércoles por una u otra razón. Hoy, la verdad, estoy muy cansada y no doy para mucho.

    Las cosas con mi novio han mejorado notablemente. Me percaté de que, en cierta medida, gran parte de nuestros problemas eran míos, eran causados por mis interpretaciones oscuras y mi imaginación, pero desde hace cosa de un mes o un poquito más me he propuesto dejar de lado los celos, cosa que he conseguido con éxito e increíbles repercusiones positivas. Ambos estamos más tranquilos, disfrutamos más el tiempo juntos y somos capaces de evitar discutir por cosas que, sabemos, no valen la pena. Y me encanta.

                           

    Sí, de los 50,5 bajé a 47,8 kgs. Me encanta el 47 porque me hace sentir en el punto exacto. No dejé de comer, pero sí evité el exceso de harinas y grasas, aumenté la ingesta de líquidos hipocalóricos y procuré tener frutas a la mano para consumir cuando tuviera hambre. Sin embargo, esos pequeños cambios fueron apenas una agudización de ciertos hábitos: no modifiqué nada realmente. Estoy contenta con haber logrado bajar como me lo propuse, y con el tiempo me voy sintiendo mejor con mi cuerpo.

    Me lastimé hace cosa de dos semanas, corte sobre corte en la muñeca izquierda hasta que sangré lo que necesitaba sangrar. La razón pareció ser la de siempre: no sentirme suficiente. El detonante fue un 3,9 que saqué en un examen. Con frecuencia me siento vacía y sin sentido, pero respiro profundo y me digo a mí misma que una sensación de un momento no determina el resto de mi vida, que vienen cosas divertidas y que todo puede mejorar. Que yo puedo mejorar. Nadie supo porque, como siempre, usé varias pulseras encima de las curitas color piel que me puse sobre la herida mientras cerraba. La única persona a la que se lo dije fue un amigo de la universidad que me contó que se autolesionaba en una época golpeando sus nudillos contra la pared hasta sangrar. Me sentí un poco triste porque en realidad es un chico bastante brillante, pero de cierta forma me resultó cómodo encontrar algún tipo de comprensión y ningún reproche.

    Fuera de eso... he hecho algunos progresos pequeños respecto a mis formas de reaccionar y ver determinadas cosas. Intento tomarme las cosas con más calma, lo que ha significado que mis días y el tiempo que paso con mi chico sean más provechosos y nada tensos.

    Un abrazo :)

  2. 3 comentarios:

    1. Anónimo dijo...

      Hola, encontre tu blog y me gusto! Me senti muy identificada contigo. Aunque ya llevo bastante tiempo sin cortarme, la tentacion siempre esta ahi. Es muy dificil contenerse pero se que tu eres mas fuerte que yo.
      Te sigo, espero que nos sigamos leyendo.

    2. Anónimo dijo...

      Que bueno que las cosas con tu chico esten mejor y que hayas logrado bajar a 47... Serias mi modelo a seguir realmente, yo estoy echa una mierda u.u
      No te cortes por un examen, No te voy a decir que no te cortes cuando yo tambien lo hago, pero se lo que se siente no ser suficiente, y tal vez es mejor buscar refugio en tu chico, en cosas que te gusten, en ver si podes volver a rendir esa prueba y demostrar que sos capaz... sangrar no soluciona las cosas, eso de por si se sabe...
      Animos!!

    3. Qué bien haber encontrado tu blog :) Te sigo desde ya. A ver si me pongo al día con tus entradas y consigo averiguar más sobre ti, pero de momento por lo que he leído veo que estos últimos días están siendo bastante positivos. Me alegro mucho y espero que sigan bien las cosas por más tiempo. Eso es lo que necesitamos... Calma. Nada de ansiedades, ni de prisas ni de agobios. Tomarnos las cosas con calma y dejarnos llevar. Un beso guapa :)

    Publicar un comentario