Rss Feed
  1. What's been happening in your world?

    jueves, 12 de febrero de 2015

    Después de tres meses sin escribir aquí, la plantilla en blanco me parece un poco rara. Pero en fin... ¡¡¡feliz año!!!
    Los exámenes acabaron el seis de diciembre, los aprobé todos y aprobé todas las asignaturas de segundo año. Ese día salí a celebrar con mi novio y mis amigos, y bebí hasta que no recordaba mi nombre. Literalmente. Y así empezaron mis vacaciones. Pasé la mitad de diciembre en mi ciudad, Bogotá, viendo películas y haciendo cosas poco productivas, durmiendo hasta tarde y comiendo. Mucho. El 22 viajé con mi novio y mi familia a una ciudad cálida, y nos quedamos en una cabaña alejada incluso de la señal de operadores móviles, así que estuve sin internet más o menos hasta el 8 de enero, cuando regresamos. El viaje fue lindo, divertido, comí delicioso, hicimos caminatas nocturnas sin más luz que la luna... todo fue muy bueno. Mi novio llevó a su hermanita pequeña, lo que al principio pareció una buena idea por ser ella de la misma edad de mi hermana menor, pero luego se convirtió en algo incómodo. ¿Recuerdan a la hermanita de Jeremy, el amor platónico de Candace en Phineas & Ferb? Pues algo parecido fue.

    Y esos somos nosotros siendo felices en una piscina a las 7 pm. Con Lío, nuestro bebé negrito, detrás.
    Aprendí cosas de mí, muchas. Aprendí acerca de mis reacciones, de mis maneras de afrontar las situaciones, de lo que me gusta y de lo que no. Pero también descubrí cosas que sé que debo cambiar, por mi salud mental y la de los demás. De mi relación con mi chico también conseguí saber y entender bastantes cosas, aunque hubo pequeñas molestias y discusiones. No sé si son  tema zanjado, pero intento mejorar y, bueno, lo amo muchísimo.

    ¿Mi peso? Alrededor de 52 kgs. Es mi peso más alto en la historia de mi vida, y me siento... incómoda. Me siento gorda, patosa, ancha, pero me veo sin gracia, muy flaca. ¿Cómo puede ser eso posible? Mi motivación no soy yo, es mi novio. Así que el 20 de febrero son 3 meses sin lastimarme luego de haberme hecho unos seis cortes en la muñeca izquierda tras un suceso fuerte en noviembre, y cada día en limpio... bueno, es un día más, un día menos, no sé.

    Tengo una compañera, amiga de una amiga, que últimamente pasa más tiempo conmigo del usual porque coincidimos. Es muy delgada, suele hacer comentarios tipo "estoy muy gorda" o "esta mañana no desayuné" y "voy a llamar a mi casa a decir que ya almorcé aquí", y... de verdad es muy delgada. Hoy, en la mañana, me preguntó cuánto pesaba. De entrada le dije que no le iba a responder por ningún motivo y que no insistiera, cosa que igual hizo. Eventualmente me dijo "yo peso 45 kgs.", y fue un WTF enorme para mí. ¿Cómo se supone que yo le dijera que peso 52 kgs.? ¿De verdad me estoy convirtiendo en la gorda? Y me provoca atracarme y llenarme de cosas para sacarlo todo y sacarme un poquito de fastidio y de frustración, pero sé que me sentiré culpable después. Aunque... de cualquier forma, justo ahora estoy sintiendo una culpa infinita, y me pregunto si no es lo mismo y si no da igual lo que sea que yo haga. Así que al final caí: quería volver para contar sólo cosas buenas y me dije que no iba a escribir nada mientras no me sintiera bien, pero no hay otro espacio en el que pueda comentarlo. No hay otro lugar en el que pueda confesar que estoy en la cama, sintiéndome una vaca marina (con todo el respeto debido a esos animalitos) atascada aquí, llorando como si me hubieran arrancado un dedo (y de verdad espero nunca experimentar eso, es sólo un símil). Y no puedo creer que esto haya empezado hace siete años y yo siga, tanto tiempo después, torturándome.

    En fin... espero volver pronto. Lo peor de sentirse así es que uno sabe que es muy afortunado en la vida, pero no puede evitar querer hacerse bolita.

  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario