Rss Feed
  1. Overthinking.

    viernes, 17 de octubre de 2014

    Las cosas no han estado mal. En realidad, mi relación ha mejorado y mi crisis vocacional con la carrera se ha instalado en mi cabeza, pero dormida, diciendo "sí, está bien, lo tuyo no es el derecho, pero ya termínalo, que yo me despertaré de nuevo al final". Tampoco me he cortado ni he vomitado deliberadamente, y he sentido la tentación de ayunar pero no lo he hecho, básicamente porque mi chico va a enfadarse conmigo y... no sé qué tan sano sea eso. Es decir, a veces siento que es bueno, pero de repente me parece que me está forzando a una recuperación no paulatina. La idea de una recaída es tan decepcionante para mí como para él, excepto que para él tiene un montón de cosas más que me hacen merecedora de los adjetivos más tristes. Por eso a ratos siento que estoy siendo forzada y que no hay nada tan vergonzoso como recaer.  

    Hielo en el brazo para evitar... evitarlo todo. 
    Quisiera decir que estoy bien, animada, que he subido de peso y no me importa, que no tengo ganas de llorar todo el tiempo... pero no. La verdad es que en los exámenes pasados no obtuve las mejores notas. Sólo reprobé un examen que casi nadie aprobó, pero el resto... no hubo una nota superior a 3,5. Y me siento TAN mediocre y tan asustada por los exámenes finales, que no puedo concentrarme. Desde ya me duele el estómago de los nervios todo el tiempo... claro, cuando no estoy ocupada durmiendo para evitar llorar. Las notas son lo único que tengo en la cabeza: al carajo todo lo demás que sucede, eso es lo único en lo que pienso. Y en que soy un fracaso.

    De alguna forma, incluso esos aspectos que solía llamar 'propios de mí' se han ido yendo. Ya no siento que sea yo. Ese vacío que tengo en el pecho y que se convierte en algo físico que no me deja respirar bien es increíblemente abrumador. Y no pasará mucho tiempo hasta que vuelva a tener un ataque de pánico como el que tuve hace cosa de un mes y medio, algo horrible que te hace sentir desorientada y que a la vez te da la percepción deque etás en un cuarto cuyas paredes se cierran y te van a atrapar. 

    Hoy voy a ver a mis amigas pero, como siempre, ya me estoy arrepintiendo. Quiero vomitar y sacar los nervios y la pesadez que tengo. Quiero...

    ¿Qué quiero? 

    Estoy cansada de ser "fuerte", estoy cansada de mí. Y, por supuesto, entiendo por qué alguien más podría hartarse.

  2. 1 comentarios:

    1. Anónimo dijo...

      Hola, hermosa. :)

      Te felicito, por lo de que estén mejor y obviamente por el tiempo que llevás sin lastimarte.Tomaste una sabia decisión con lo de tu carrera... ya que estás cerca, terminala. Al menos te queda el título mientras estás en la búsqueda de lo que te apasiona.

      Arriba esos ánimos. Es verdad, quizás la notas no estén muy bien para lo que vos misma te exigís, pero vos sos la única que lo puede cambiar, y eso lleva muuuchoo trabajo y tiempo, así que arriba, vamos vamos, no te tires a dormir sólo para sentirte mejor, vos podés.

      ¡Estoy con vos!

    Publicar un comentario