Rss Feed
  1. No entiendo qué pasa. Quiero dormir todo el tiempo, no siento ganas de nada, quiero llorar, me siento cansada y me cuesta concentrarme. Pero lo que peor me hace sentir es la conciencia de que nada anda mal, de que no tengo razones para sentirme así, las ganas de salir de este estado de entumecimiento mental. 

    Me pesa respirar. He intentado comer, hacer ejercicio, dormir incluso porque tal vez se trataba de simple agotamiento físico, pero nada funcionó. Dejé de tomar Prozac en enero y no sé si tengo más en casa, y de momento no puedo tomarme el tiempo para sentir la depresión y bancármela. Sin embargo, tampoco quiero, sólo quiero salir ya de este estado, sentirme mejor, sentirme viva y capaz. Dejar esta picazón en la nariz que es siempre presagio de un par de lágrimas. Me provoca acostarme y no salir de mi cama hasta el día en que me sienta mejor, pero todos sabemos que las cosas no funcionan así, que la vida real está fuera, que estoy en mitad de los exámenes y no puedo dejarme vencer. Creo. No sé si sólo estoy dándome moral, diciéndome cosas a ver si algo funciona y de la nada me llega algo de energía, algún aliento.

    Tengo hambre y náuseas al tiempo. Me siento gorda y patosa pero puedo ver que he adelgazado. Y sí, me he puesto fea. Aunque ¿he dejado de serlo alguna vez? ¿O me voy a quedar siempre en este limbo de no ser suficientemente nada, de no ser la más linda y tampoco la más fea, nunca la más gorda y jamás la más flaca? 

    Sé que algo anda mal. Mi cabeza no está funcionando bien y lo estoy racionalizando, y sigue siendo complicado porque realmente quiero salir de aquí, pero no puedo. Es como si algo me estuviera empujando, pisoteando, como si me mantuvieran aquí, en este sopor, en esta lágrima floja, este peso en el pecho y este dolor de estómago. 

    He vivido cosas bonitas. La pelea terrible pasó, hemos salido, comido, estado juntos, tenido sexo maravilloso y pasado momentos tiernos, así que no sé qué sucede. Estoy enamorada, bien, ¿qué es lo que ocurre?

    Mi madre estuvo algo enferma, le diagnosticaron cálculos renales y hoy se cayó, se abrió la cabeza un poquito, y yo no pude hacer nada al ver tanta sangre. O sea, ¿qué clase de idiota estoy hecha? Si J no hubiera estado aquí, no sé.

    Creo que es, en efecto, cansancio, pero cansancio emocional. Me acuerdo de todo. Me siento culpable. Me quiero morir. Sé que pasará, sí, algún día, la otra semana o el otro mes, pero por ahora no puedo desear más que dejar de sentir esto, dejarme llevar. Van justamente 15 días desde la última vez que me hice daño, y no sé, no siento ganas ni siquiera de cortarme. Siento que no merezco ni siquiera eso. No quiero nada. No puedo nada. Y al mismo tiempo necesito con tanta desesperación salir de aquí...

  2. 2 comentarios:

    1. Anónimo dijo...

      Hola, sí, soy Flynn jaja.
      Nena, realmente no creo que seas patosa o fea. He visto fotos tuyas. No sé cómo estás ahora, pero me resulta difícil de creer.
      Y no es que no hay razón para estar mal entonces POR QUÉ ME SIENTO ASÍ? si te sentís así, hay razones. Alguna que no sea visible, imaginaria o real; del pasado o no.
      Yo creo en vos. Estuviste mucho tiempo mejor.

      Dale para adelante,
      beso.

    2. Dani-go dijo...

      Hola, vienen tiempos mejores, lo malo es que cuando los encontramos duran poco. Pero creo que se puede. Yo igual tengo pavor a la sangre, espero tu mami este mejor. un abrazo, actualizare pronto.

    Publicar un comentario